Mes: febrero 2015

GODLIZEN: ESTA ES MI HISTORIA

God

Cuando crezca quiere establecer una Organización para ayudar a los niños en situación de vulnerabilidad

Lo que me trajo a Mwema fue la dura vida que tenía, que yo y mis hermanos pequeños vivíamos después de perder a nuestros padres. Desde su partida, no teníamos a nadie para ayudarnos con nuestros estudios. Yo solía pedir ayuda  a mis familiares  para continuar mis estudios. Ellos me decían que fuera a cuidar vacas y eso me ayudaría a ir a la escuela.

Un día, mi tía me preguntó si todavía quería continuar con mis estudios y le dije que sí! Ella me llevó a su casa en Arusha y viví allí con ella en torno a 3 años, donde empecé el colegio al tiempo que la ayudaba en muchas otras tareas domésticas.

Mi tía decidió buscarnos un lugar donde pudieran ayudarnos para continuar con nuestras vidas porque ella no podía seguir proporcionándonos todo. Mi tía vino a Karatu y encontró el Orfanato de Shalom donde mis dos hermanos fueron aceptados pero yo no lo fui porque era mayor y por tanto  no me aceptaron en el Centro.
Entonces fuimos dirigidos al Centro de niños de la calle de Shalom, actual Mwema, donde fui aceptado y apoyado todo este tiempo. Cuando vine estaba en el tercer grado de Primaria y ahora, en 2011, estoy en el Grado séptimo. Cuando crezca me gustaría establecer una Organización para ayudar a los niños en situación de vulnerabilidad. Que Dios bendiga a Mwema y a todos los que apoyan este proyecto

Godlizen

FRANK GEORGE JOHN: ESTA ES MI HISTORIA

Franki y Cristina

Frank y Cristina García, médico y cofundadora de la ONG Matumaini

 Mi nombre es Frank George. Nací en el barrio NMC de Karatu y viví con mis padres hasta los 7 años. Entonces mi padre se casó con otra mujer y no me envió a la escuela. A los 8 años, me envió a la escuela primaria de Bwawani, pero desafortunadamente no pude comenzar las clases ya que era demasiado mayor para inscribirme. Entonces me trasladó a la escuela primaria de Ayalabe, donde estudié durante 2 años. Después me llevaron a vivir con mi abuela y tuve que iniciar los estudios en otra nueva escuela. En cuarto de primaria abandoné la escuela pues tenía que ayudar a mi abuela con el cuidado del ganado. Al final, eso me hizo huir de su casa y venir a las calles de Karatu. Un día mi madre me encontró por la calle y me hizo volver a casa, me obligó a ayudarla a vender verduras que llevábamos por las casas en un barreño sobre la cabeza. Le ayudaba en otras tareas domésticas, aunque a menudo me escapaba a la calle para no volver a casa.

Un día mientras vendía verduras con mi barreño se me acercó una mujer y me dijo que dejara con ella el barreño y le fuera a buscar unas cosas a una tienda. Cuando volví y le pregunté por mi barreño me dijo que no le había dejado nada a ella, así que no tuve más remedio que callar. En la calle dormía en los porches de las casas y en la misma calle, la vida era muy dura. Continué mucho tiempo viviendo en la calle en esas condiciones, al final comencé a tener fuertes dolores en el cuello y me salió una gran herida. Un día Inés y Manu me encontraron por la calle y me empezaron a tratar la herida. Poco después me llevaron junto a Pastor Elisante Mwenegoa, quien me consiguió un lugar donde dormir. Los siguientes días nos siguieron ayudando, un día nos llevaron de excursión al Ngorongoro. Poco después consiguieron empezar la escuela de Memkwa y empezamos las clases.

Ahora vivo cómodamente en Mwema, tengo un buen lugar donde dormir y recibo estudios. No tengo mucho más que añadir aparte de agradecer el impacto que han tenido en mi vida. Mi ambición es estudiar y lograr los sueños de mi vida.

Frank George